La antigua vivienda del doctor Antonio Gómez de las Cuevas luce una placa conmemorativa

A iniciativa de familiares y vecinos del Doctor Antonio Gómez de las Cuevas, en colaboración con el Ayuntamiento de Casariche, desde este fin de semana, su antigua casa luce una placa conmemorativa, donde reza el siguiente texto «En esta casa vivió y tuvo su consulta durante cincuenta años el Doctor D. Antonio Gómexz de las Cuevas (1849-1927), benefactor de los necesitados. Casariche, Octubre 2017».  El acto, que reunió a sus familiares, resultó muy emotivo y contó asimismo con la presencia de nuestro Alcalde, Basilio Carrión.

Durante su intervención, el alcalde resaltó en sus palabras «la importancia de recordar a personas que engrandecen la historia de Casariche y más cuando se trata de personalidades que han sido ejemplo de solidaridad, dedicación y entrega para mejorar la calidad de vida de vecinos de cualquier punto geográfico, sin importar su procedencia, valores que a veces se echan en falta en los momentos presentes».  Así, agradeció la presencia de sus familiares, dándoles la bienvenida a “su pueblo” y felicitándolos por descender de tan ilustre personalidad y preocuparse por mantener vivo su recuerdo en el tiempo.

Cabe recordar que «Antonio Gómez de las Cuevas nació en Jauja (Córdoba), en el año 1849, y falleció en Casariche en 1927.  Fue Doctor en Medicina y Cirugía. Estudió en la Facultad de Medicina de Madrid, donde hizo la licenciatura y el doctorado. Su primer destino fue Alameda, y depués, pasó a Casariche. Fue presidente de la Asociación Sanitaria del Distrito de Estepa hasta su fallecimiento.  La consulta la tenía en su casa, en la calle Granada , que hoy día lleva su nombre. Visitaba diariamente a los enfermos que no podían acudir a la consulta, a partir de las 8 de la mañana; siempre fue a pie, hasta que de mayor necesitó el bastón. En una caballería visitaba a los que vivían fuera del pueblo y otros lugares distantes, siempre que era necesario.  A su consulta venían enfermos de los pueblos próximos y no tan próximos, incluso de Sevilla, dada su fama de buen médico. No les cobraba nada a los pobres e incluso les proporcionaba las medicinas o el dinero para adquirirlas. Sus especialidades más destacadas fueron la oftalmología y la cirugía. Al cumplir las Bodas de Oro de su carrera, se le hizo un homenaje a nivel provincial y el Ayuntamiento de Casariche acordó entonces dedicarle la calle donde vivía. Fue un hombre dedicado exclusivamente a su profesión y a su familia» (Fuente: Sevillapedia).

 

Compartir: